Conoce realmente la Medicina Tradicional China

La acupuntura es una de las técnicas más conocidas. Su eficacia está avalada por la Organización Mundial de la Salud en numerosas enfermedades y dolencias, pero, ¿ha oído hablar de la moxibustión, el Tui Na o el Chi Kung?
Conozca la otra cara de esta medicina milenaria

La acupuntura es la especialidad de la medicina tradicional china que más ha impactado en Occidente; de hecho la Organización Mundial de la Salud (OMS) ,recoge todos aquellos síntomas y afecciones en las que ha sido probada su eficacia.
Sin embargo, la medicina china es algo más que agujas.
La fitoterapia, el Tui Na, la regulación de los hábitos dietéticos, prácticas de Chi Kung o la moxibustión son otras ramas de una medicina considerada como terapia alternativa pero que tiene más de 4.000 años de existencia.
Las técnicas más utilizadas son la acupuntura, la fitoterapia y el masaje Tui Na. “Cuando hablamos de medicina china hablamos de acupuntura, es una idea que se debería ir cambiando, pero es la realidad de momento”.
La medicina tradicional china puede abordar todo tipo de desequilibrios energéticos, el más habitual el dolor, aunque también se puede aplicar en ginecología, dolor menstrual, trastornos del estado del ánimo, insomnio, estrés o ansiedad, entre otros.

“La forma de diagnosticar de la medicina china también es muy diferente a la medicina convencional. La palpitación del pulso, la observación de la persona (postura, gestos, color de la piel o de la lengua), de su voz y respiración u oler su cuerpo, son tácticas muy comunes para determinar el estado energético global”

Fitoterapia. Consiste en el uso de plantas medicinales para conseguir una regulación del cuerpo o de las partes que se encuentran alteradas. La diferencia con la fitoterapia occidental es que no solo son importantes sus principios activos si no que también se tiene en cuenta por ejemplo el sabor y las reacciones determinadas que tiene este en el organismo.

“Los ingredientes principales son plantas medicinales, aunque antiguamente también se utilizaban otros elementos como partes de animales o minerales como el yeso y el talco”.

Tui Na. Son terapias manuales que buscan la acción en determinados puntos energéticos. Su aplicación tiene numerosos beneficios para la circulación sanguínea, los músculos o las articulaciones pero también para problemas internos como la eneuresis infantil, para ayudar a controlar la perdida de orina involuntaria.

El Chi Kung o Qi Gong es la realización de movimientos muy pausados en el que el objetivo final es mejorar la circulación energética trabajando con cuerpo, mente y respiración. La gran ventaja que ofrece es que lo pueden realizar tanto personas de avanzada edad como jóvenes porque no supone un gran esfuerzo al practicante y ayuda a mantener lubricadas todas las articulaciones.

Acupuntura. Consiste en la inserción de unas finas agujas en ciertos puntos claves de unos canales que recorren el cuerpo y que regulan el equilibrio energético del organismo.

Moxibustión.  Actúa en estos mismos puntos pero aplicando calor local mediante puros de artemisia y ventosas. La moxa suele venir preparada y triturada para que se puede hacer una masa y aplicarla en una aguja acupuntural o bien en puros de moxa, que se acercan a la piel, sin producir prácticamente ceniza.

Tanto la Fundación como la Asociación APTN-COFENAT, abogan por la regulación de estos estudios universitarios como sucede en otros países como Alemania, Inglaterra o Australia. “Es un tema que urge porque la sociedad lo pide y en el mercado te puedes encontrar con gente cualificada y preparada y otra que no lo está”, explica.

Po ello es importante acudir a un profesional cualificado que ejerza esta medicina y sea, riguroso,serio y que tenga una buena formación que finalmente repercutirá en el usuario”.

0

Sabor dulce y Medicina China, la importancia de la alimentación para tu salud

Quien no recuerda los dulces que comiamos de pequeños. Cada día de fiesta fue un festival de gomínolas, chocolate, caramelos, galletas, helados, etc.

Ahora sabemos que el azúcar NO ES SALUDABLE y debe ser evitado.
Sin embargo, de acuerdo con la dietoterapia china, la naturaleza de los dulces es mucho más matizada que el etiquetarlos como buenos o malos. Aquí hay algo que se debe saber sobre los dulces, de acuerdo con la medicina china:
Cada sistema orgánico tiene un sabor asociado con él, en el que un poco de ese sabor fortalece al sistema, pero el exceso lo abruma.
En la medicina china, el sabor de lo dulce afecta a su estómago, al bazo y al sistema digestivo de su cuerpo.
Es normal querer algo dulce después de una comida, porque los sabores dulces actúan como ayuda digestiva. Así que una fruta, o un pequeño trozode chocolate le ayudan a relajarse y digerir los alimentos. El problema surge cuando se intenta satisfacer ese anhelo de dulce con un trozo de tarta con queso triple de mantequilla y chocolate con helado.
Su proceso digestivo queda saturado por completo.
Cuando su digestión está llena de dulces, el resultado más común es algo que se llama humedad, que es el proceso digestivo de empantanarse y no metabolizar muy bien los fluidos.
Su cuerpo necesita estar húmedo, pero cuando el proceso digestivo es denso, se vuelve demasiado húmedo y la humedad resultante se asienta . Los problemas como infecciones por hongos, pie de atleta, infecciones en la vejiga, la retención de agua, la candidiasis oral, e incluso el exceso de grasa corporal son considerados charcos húmedos en su cuerpo.

En la medicina china el sabor de lo dulce afecta a su estómago, al bazo y al sistema digestivo de su cuerpo

Hay más noticias malas. Si esa humedad se pega a lo largo del tiempo, también recalienta. En la medicina occidental, eso se traduce como inflamación. Condiciones tales como la gota, artritis, infecciones, herpes, el SII y problemas de sinusitis; en la medicina china, la mayoría son casos considerados como húmedos y de más calor.
Cuando  tiene antojos fuera de control hacia los dulces, es una señal de que su digestión está luchando. Desafortunadamente, ceder a ese tipo de antojos, sólo empeora al problema.
Además, mientras más dulce está la comida, más humedad va a su cuerpo.
Ahora, la buena noticia.
Los alimentos que son ligeramente dulces, son realmente nutritivos porque al comer esos alimentos y digerirlos bien, su cuerpo repone energía, sangre y nutrientes. Pero sólo necesita un poco de dulce, y del tipo correcto.
El Tipo correcto de alimentos con sabores dulces son los considerados completamente dulces. Ellos calientan y nutren, e incluyen carbohidratos de carbono, proteínas, arroz, y vegetales de raíz. (Piense en las zanahorias… dulces, pero no irresistibles).
Dulces vacíos, son los que debe evitar o comerlos sólo en pequeñas cantidades. Tienden a ser refrigerantes y dispersan (movimiento), e incluyen azúcares simples, carbohidratos refinados, jugos, miel, azúcar en bruto, edulcorantes artificiales y frutas. Con la excepción de frutas, ellos tienden a ofrecer calorías vacías que no son muy nutritivas y generan humedad.
Por Desgracia, la clase de cosas que desea cuando la digestión es rítmica o su energía es baja, son los dulces vacíos como tartas, galletas, y similares. Sin embargo, son esos alimentos completos dulces los que su cuerpo necesita para satisfacer antojos, y hacerlos desaparecer para siempre.

La sensación de hinchazón, cansancio que también tuve después ese tipo de dulces (galletas, tartas, etc. ) me recuerdan el por qué no los como más a menudo.

0

El poder refrescante de la fruta.

Aunque la fruta tiene numerosas virtudes (vitaminas, minerales, fibra, fácil digestibilidad, poder saciante y refrescante, pocas calorías…) hay que tener cuidado con ellas, sobre todo  en invierno.
La mayor parte de las frutas crecen en los climas cálidos o templados y en las estaciones más cálidas. La Naturaleza nos las ofrece para refrescarnos y ahora no hace calor. Cuando estamos fríos o sentimos frío es mejor no tomarlas.
A algunas personas (con mucho yin o poco yang) no les sienta bien comer fruta cruda y menos fría de la nevera. La cistitis, la disminución de la memoria, gases, malas digestiones, el aumento de síntomas de frío, la falta de resistencia al frío… son algunas de las dolencias que mejoran cuando se suprimen las frutas de la alimentación. Cocerlas o asarlas (manzana o pera) puede ser una solución.
Lo mejor es comer la fruta de la temporada fuera de las comidas, ya que cuando se ingieren con otros alimentos de digestión más lenta, pueden fermentar en los intestinos, sobre todo las que tienen más concentración de azúcar.
Algunas de las frutas de la temporada son:
  • Inverno: manzanas, peras y castañas
  • Otoño: manzanas, granadas, peras y castañas
  • Final del verano: Uvas
  • Verano: Sandía, Peras, melocotones y ciruelas
  • Primavera: Cerezas
0